Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    DNA Disruption

          por

¡Paren el mundo que aquí me bajo!

By... dentsux

 

 

 

 

via GIPHY

Cuando en dentsu X comenzamos a trabajar en la edición española del CMO Survey 2019 (un estudio global realizado por Dentsu Aegis Network a 1.000 directivos de marketing de 10 países), sentí verdadera curiosidad por saber cómo éramos de diferentes al resto de los CMOs.

Hay muchas conclusiones interesantes que podemos extraer de este estudio. Sin embargo, la que más me llamó la atención y de verdad hizo clic en mí fue comprobar que una gran mayoría de CMOs declaran que el exceso de información al que estamos diariamente expuestos nos está agobiando.

¿Pero quién nos está agobiando? Es complicado explicarlo, porque hay dos caras en la misma moneda. La primera es que, gracias al desarrollo tecnológico de la última década, la información nos llega sin piedad y desde todos los frentes. Somos víctimas del entorno y de la evolución.

Pero la segunda cara refleja que nosotros también estamos obsesionados por buscar y encontrar más información. Es algo que me hace reflexionar. No en vano, “googlear” (aunque la Fundéu recomienda usar la adaptación “guglear”) ha sido adoptado dentro del léxico coloquial como un verbo popularmente aceptado.

Con esto en mente, busqué en el histórico de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC) Marcas para comprobar si en realidad nosotros intentábamos escapar de la infoxicación, pero he comprobado que sigue alcanzándonos.  En 2011, cerca de 3 millones de personas declaraban en España que no podían vivir sin sus teléfonos móviles. Para mi sorpresa, a día de hoy casi 16 millones afirman lo mismo. Fuera del móvil, los que consultan internet para buscar cualquier tipo de información que necesiten aumentan de 17 millones hasta los 26.

Entonces ¡no somos tan víctimas en este asunto! Los datos nos dicen que somos nosotros los que estamos creando esa demanda para que exista un mar de datos cada vez más grande.

Como consumidora, me siento ciertamente “indignada” con nosotros mismos. Somos ávidos consumidores del fast-data, pero nos gusta quejarnos de lo “info- obesos” que estamos. Como persona que trabaja ayudando a las marcas a mejorar sus resultados de negocio, el panorama es tan retador como alentador. Lo positivo es que estamos en un momento donde el consumidor está siendo proactivo en su relación con la información y dentro de toda esa información se encuentran, también, las marcas. Lo negativo es que, entre tanto ruido, podemos pasar desapercibidos.

Creo que la solución podía estar en las propias marcas. Deben ponerse en el lugar del consumidor y entender el agobio que les produce el exceso de información, y entonces comunicarse con ellos con un contenido relevante y de valor. Y aquí entra en juego la creatividad. Según el CMO Survey en España hemos comprendido que la creatividad es un pilar fundamental en la diferenciación. El 72% de los directores de marketing confían en su poder para hacernos hueco dentro del ruido y entienden que invertir en creatividad puede tener un efecto a medio y largo plazo que será favorecedor para las marcas.

Así que dejemos esa misión a las marcas y nosotros, como consumidores de información, levantemos un poco el pie del acelerador. ¿Por qué no nos subimos todos en esta tendencia ascendente del “slow life”? Apaguemos las notificaciones, disfrutemos de los que pasa a nuestro alrededor, tomémonos las cosas con calma y vayamos, como dice la canción, un poco más des-pa-ci-to.

Artículo escrito por Farah González (LinkedIn), Consumer Insights & Strategy Manager en dentsu X

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión


Secciones

Publicidad

diciembre 2019

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31