Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    DNA Disruption

          por

El viaje de las marcas

DENTSU X

FOTO

Podríamos decir que la publicidad es como la psicología: ambas analizan y tratan de comprender el comportamiento humano, aunque con diferentes objetivos. En nuestro ámbito, los profesionales que nos dedicamos a la investigación hemos pensado en los últimos años que la teoría más aceptada en el mercado era la más correcta. Pero las cosas están empezando a cambiar y vemos hoy en día que esa aproximación ya no parece tan válida.

Esto es exactamente lo que está pasando ahora mismo con el modelo al que todos llamamos “funnel” o embudo de conversión, una pauta que se ha seguido fielmente durante mucho tiempo en nuestro sector a la hora de tomar decisiones. Y es que lo que en principio parecía ser una sucesión de pasos que seguían un orden establecido, casi estricto, ha resultado ser un proceso cuanto menos abstracto.

Lo primero que debemos asimilar es que ya no estamos hablando de un proceso lineal, sino de un sistema de interacciones donde el individuo se conduce a través de un proceso de elección.

Desde hace algunos años, hemos comenzado a entender que la adquisición de un producto o servicio es un paso más dentro de un conjunto de experiencias que va teniendo cada individuo con nuestra marca, bien sea antes o después del momento de la compra. Sin embargo, ahora la restricción de la palabra “proceso” ha evolucionado en otra que se adapta mucho mejor a esta nueva aproximación: “viaje”. Es decir, el consumidor hoy toma sus decisiones durante un camino que agrupa todas las experiencias que las personas tienen con las marcas.

Desde que vivimos en un mercado con opciones casi infinitas y de fácil acceso, potenciado por los canales digitales, el concepto de funnel ha comenzado a fallar al tratar de explicar el camino que sigue un consumidor por el proceso de compra. Ahora los individuos cada vez están más y mejor informados, y son capaces de tomar decisiones desde una posición de conocimiento.

Hay un punto clave en esto del “Consumer Journey”: estamos lidiando con consumidores cada vez más empoderados. Hoy más que nunca debemos dejarles claro que ellos, uno a uno y de manera personal, son el centro de todos nuestros esfuerzos.

Para poder comunicarnos con estos consumidores de la manera que esperan primero debemos conocerlos. Y para conocerlos de verdad tenemos que hacer balance entre los datos puros que manejamos (estadísticas, trends, analytics…) y la atención constante a aquello que comparten con nosotros. Esto nos ayudará a encontrar el momento apropiado para conectar con ellos y nos permitirá también escoger el canal apropiado para enviarles nuestro mensaje, que deberá estar adecuado a todo este contexto. Sabemos que es laberíntico y que estamos obligados a realizar una labor de hilado muy fino, donde la prueba y el error forman una parte muy importante del éxito. Pero es absolutamente necesario.

No puedo daros un orden fijo, ni tampoco una fórmula mágica. Por mi experiencia, lo que sí puedo asegurar es que cuando dirigimos nuestro esfuerzo a esos momentos adecuados, donde nuestra influencia es máxima en términos de “un lugar correcto, un mensaje correcto y una hora correcta”, tenemos una probabilidad mucho mayor de alcanzar a nuestros consumidores y ayudarles a hacer una parada en este viaje. Una parada que convertimos en el mejor lugar para las marcas.

A propósito del viaje (y del verano) os dejo con este clásico:

 

Farah González García (LinkedIn), Consumer Insights & Strategy Manager en dentsu X Spain

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión


Secciones

Publicidad

agosto 2019

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31