Búsqueda avanzada

Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Orgullo y Prejuicio y Zombies

          por

Episodio I

“Desde una esquina de la habitación, el señor Darcy observó como Elisabeth Bennet y sus hermanas se abrían paso hacia el exterior decapitando zombi tras zombi mientras avanzaban”

Este es un extracto de una delirante versión del clásico de Jane Austen, Orgullo y Prejuicio que se ha convertido en un pequeño fenómeno literario. En la obra, los ataques de muertos vivientes se mezclan con bailes, planes matrimoniales y vestidos de corte imperio.

Esta pretende ser la idea de este blog.

Tratar de entrometer algo de gamberrismo, pocas pretensiones y alguna experiencia personal a las crónicas publicitarias de un festival que me temo, nos ofrecerá pocas novedades y del que año tras año escribimos lo mismo, lo mismo, lo mismo.

Y ahora, la verdad.

Con este título se describe perfectamente las tres cosas que ustedes y yo nos vamos a encontrar deambulando, con o sin pulserita en la muñeca, por todo Donostia durante tres días y tres largas madrugadas.

En lo del orgullo que levante la mano quien no conozca un par o tres de tipos que piensan que mirándose el ombligo se les ocurren campañas. Da igual lo que se les ocurra hacerle a un ombligo (conozco un tío al que le gusta hablar con uno) cualquier cosa es mejor que mirárselo.
Por eso estaría bien que hubiera más gente como Miguelito que tras salir de la bañera, mirarse la barriga y quedarse pensativo durante una viñeta, le dice a Mafalda:

-Debo estar creciendo, tengo la cabeza cada vez más lejos del ombligo.

Pero no se hagan ilusiones, el festival se volverá a llenar de personajes cuyo ego extiende cheques que su talento no puede pagar. A mi ese orgullo me da más pereza que el grupo musical.
Soy bastante más fan del otro orgullo, el herido.
El que ojalá les asalte cuando vean un anuncio que no sólo no hayan hecho ustedes si no que les haga dudar de si serían capaces de hacer.

En lo de los prejuicios, Nacho Soria y yo, compartimos uno.
Pensamos que la gente es gilipollas hasta que demuestren lo contrario. Pero la gente, ojo, no sus anuncios.
Compremos de una vez que un idea potente puede venir de cualquier sitio.
Compartan la agradable sensación de estar cubriéndose la cara para evitar que los directos de Vitruvio o Rushmore te pongan un ojo morado y que de repente te alcance un gancho desde otro lado y te deje cartulina.
Ningún prejuicio resiste una (idea de la) hostia.

Y bueno, para ver zombies miren a su alrededor mientras esperan un taxi en la puerta del Bataplán. Se juntan cientos de ¿personas? con los ojos inyectados en sangre que compraron toda su ropa en Mistake, se cortaron el pelo en Confussion y calzan zapas marca Daltonic. Al lado de esto, 28 Días Después parece Mi Pequeño Pony, la película.

Por cierto, si estando ahí de repente un tipo les grita ¡¡modernoooo!! como si le fuera la vida en ello, no le aticen, es Arturo Benlloch y va borracho.

Hablando de madrugadas, yo el año pasado viví una que si llega a venirse Dalí con nosotros nos dice: chavales, lo que es yo, no estoy entendiendo nada.
Fue una vuelta caminando al Parma con Laura Fuentes y Pablo Acón. Nos costó una hora y media hacer un trayecto que se recorre en 10 minutos. A eso contribuyeron cosas tales como:
Hablar de algo con el guardia jurado de una carrera popular que se celebraba al día siguiente.
Dos copas en vasos de cartón amarillo y una cerveza más caliente que la oreja de Niki Lauda, servidas por un señor del Dicken’s que ya fregaba el suelo del local.
Una visita al parking del Kursaal para derramar las copas en el maletero del mercedes del padre de Pablo y de paso, coger un ordenador portátil que casi se nos cae al río posteriormente.
Y una foto en la puerta del hotel con un paraguas abierto. Aunque no llovía.

*Recomendación relacionada con anécdotas del festival: Si se cruzan con Padilla o Joseba o Galindo invítenles a una copa y que les cuenten un encuentro con el director creativo mundial de una multinacional de artículos de limpieza. Nunca me lo agradecerán lo bastante.
*Recomendación relacionada con anécdotas del festival 2: Si se cruzan con Zaida Vázquez a las 5 de la mañana huyan, o acabará invitándoles a una napolitana de chocolate.

Y aquí acaba/acabo la primera entrega de esta mezcla de té a media tarde y cerebros deglutidos.

Hasta mañana.
Agur.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b538834011570a482e9970b

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Episodio I:

Comentarios

típico

Vaya chorrada! el mercedes de papá...el bataplán...la cerveza...eres el típico creativo hablando de los tópicos de siempre. El tópico creativo hablando de nada original. Vete a escribir a la puerta de un lavabo público. Aunque, en tu caso, igual es típico....

A favor

Tú sí que eres típico, típico.
Tú si debes estar escribiendo desde el WC y regodeándote en tu olorcillo.
Adelante Nacho. Aunque este mola, espero tus mejores post una vez lanzado el festival.

el abuelo

Ese Nacho. En menudo charco te has metido¡¡¡ Vigilaré tu sinceridad en las anecdotas. Eres el mejor

El abuelo

Por cierto esto es para que te paguen las copas no?

SrMisterioso

Grande, Guilló! Nos vamos a divertir. Un abrazo de un compi de cervezas servidas en local de mala nota junto a La Chunga

Viral

Genial, pero falta Bucoke robando bicicletas. El resto del reparto perfecto.

Maria y Marta

Divertido y sin pretensiones. Nos ha gustado mucho. También la foto, claro. Espero que haya más.

LuisRam

Orgullo, prejuicio y zombies
Te has inspirado en tu jefazo creativo para hablar de estas 3 cualidades?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Secciones

Publicidad

mayo 2021

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31