Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Moreno por El Sol

          por

Vacas sin cencerro.

Además de la tónica que nos regalaron y que iba dentro de la bolsita color rayo láser de Star Wars, la tónica del primer Sol en Bilbao consistió en quejarse: Nos quejamos de que hacia mucho calor y humedad, que habíamos pasado pocas piezas a la lista corta ( me refiero a España, claro) y que Donosti sin nosotros tiene que estar cabreada y sin color, nos quejamos de los músicos dando palos del museo, que el cava estaba caldoso y que la gente estaba dispersa (eso, ya), que no había hielo, que el sonido en la sala no estaba bien ( eso era verdad) y que hubo tormenta: que lástima que nadie me dijo, qué bien renovarse, qué bien descubrir, qué gusto no hacer siempre el mismo camino, ni nadie me comento lo que molaba entrar al Guggenheim de noche y ver la expo de David Hockney, qué guay lo de ver las cosas aquí, ampliamente, a gusto, a lo grande y que den los premios en otro lado; no gusta quejarnos y me sorprende que una profesión que tiene que ser abierta, interesada por cambiar, buscar, innovar; sea tan poco abierta a los cambios: en mi (humilde) opinión Bilbao mola todo.

Eso si, como íbamos un pelito perdidos (todos, que me incluyo, ojo...) yo perdí mi portátil y en vez de varias crónicas, me toca hacer una ahora de resumen y meter en treinta segundos lo que normalmente entra tres cuñas de sesenta, vamos lo normal en los tiempos que corren.

Lo bueno y lo malo que tienen los tiempos en los que vivimos es que lo que nos tiene que sorprender, ya no ha sorprendido: a ver, Padres en Slip, nos sorprendió hace meses y nos sigue fascinando, maravillando, nos llena de envidia (insana, por supuesto); así que el factor sorpresa esta casi, casi muerto porque ya todo, todito, todo esta colgado en la red; pero lo que mola es sentarte y pasearte y verlo todo y comentarlo: que si los zombis porno (maravillosos), que si la abuela mil veces enterrada y otras desenterrada ( que preciosidad, que divertido), que si los cómicos a toda pantalla ( y bien de llorar), que si la mujer con cancer que canta un tema de coldplay ( más de llorar y a saco, a plena satisfacción), que si Banco Sabadell ( la virgen qué bueno). Y de aperitivo, matutino, la quiniela de Cannes que es lo puto más, es casi lo que más a gusto veo, si las legañas me dejan, la cosas como son.

¿Los premios? Padres en Slip era invencible y  si no es el gran premio en Cannes es por culpa de Los tres cerditos, que es una obra cumbre de la humanidad a la altura de las vidrieras de la catedral de León y el Requiem de Mozart, sin exagerar un pelo; el de los Zombis porno era merecido no, lo siguiente, insuperable: hace falta valor para llegar a eso, para presentarlo, para convencer a un cliente, para rodarlo tan bien, para sacarle tanta gracia al asunto: maravilloso y merecido; la pieza de Exterior de Contrapunto era lo único que podía serlo es tan, tan sencilla y tan, tan brillante que es irresistible y además me alegro mucho por Felix y Carlosjor, son unos tipos serios, trabajadores, llenos de talento y ganas y además, son mis amigos qué coño. A ver, en fin, como lo digo... el gran premio de gráfica es viejo, feo, copiado y además ¿qué vende?, lo setenta y cinco años de bombardeo de Guernica, el aniversario de Muy Historia y ¿el cierre? ¿qué cierra? no sé, tal vez, hace setenta y cinco años hubiera molado; pero ahora, como que no; pero en gráfica me sorprendió que muchas cosas eran muy manidas, usadas, sin innovación, sin ganas, más de lo mismo; pocas piezas eran diferentes o buenas: como los raquetazos de Coronita y las gráficas de Banco Sabadell, que me flipan y lo realmente innovador, no estaba en la lista corta: un problema. ¿Y radio?, pues no sé, ya premiamos a esa campaña el año pasado, no se la verdad.

Eche de menos en los premios más presencia de compañías fantásticas con profesionales fantásticos: Kitchen, La Despensa, El Laboratorio... el año que viene seguro que suben; son buenos y los buenos terminan por ser reconocidos y tengo que reconocer que me encanta el pueblo Pitufo y odio los loros que salen de las bocas.

Y creo que voy a parar, porque sino estoy escribiendo hasta mañana y tengo que trabajar, a ver si el año que viene en vez de dos soles nos traemos seis, como el anterior, a ver si nos vemos el que viene, a ver que pasa, a ver si nos rescata Superman y no la gorda alemana esa, a ver si me llama el Anuncios de nuevo, a ver: no vaya que se acabe el mundo y nos pille comentando aun que en Bilbao nos encontrábamos un como una manada de vacas sin cencerro, muy rollito San Fermín.

¿qué, será, será?

A mi lo de volver por Navidad ( y que me perdone Paloma San Basilio, Miki Herasy El Almendro, en general) como que no: de volver, yo regreso por El Sol, que es más primaveral, más interesante y más polémico y con pintxos y gin tonics ( y yo ni bebo ni como, que estoy con el síndrome de Mario Vaquerizo) y con cosas chulas que ver allí. Después de mi último Chat de hace tres años, después de las risas que nos hicimos, después del enfado de Ezequiel (creo que era Ezequiel, ya no me acuerdo, estoy megadescerebrado y soy cero rencoroso) y con la que esta cayendo, pues he decidido volver -como Penelope o como Iron Man o como Raphael-; volver, porque no hay tres sin dos y además para reírnos, criticar, darle a la lengua y encima, vuelvo para perderme con vosotros, en masa, en tropel porque Donosti, la verdad, nos la conocíamos que nos apagan la luz y a tientas, tocando con la mano, llegamos al Bataplán, pero en Bilbo, ni puta y mola, que es un pedazo de ciudad, ojo. Me queda la alegría de haber sido jurado en el último Donosti, que yo en el fondo soy un sentimental ( pero vamos que si tengo que mandar a la mierda, te mando y punto) y la pena de no volver a ver a Odón Elorza sobre el escenario, que uno es un mitómano, mucho y yo le tengo querencia a este señor.

En, fin, que en principio, voy con la ilusión de a ver si nos cae algo y con la ilusión de ver cosas chulas de esto en lo que trabajamos y sacarnos la pelusa que genera la crisis en las neuronas, con la ilusión de aprender de los de aquí y de los de allá y ver a los amigos y a los enemigos: que son los que más bola dan, así de claro. Voy con la relajación de no ser jurado y que la gente se cabree contigo porque no les has dado un premio y tengas que poner cara de poker en mitad de un bar de pinchos ( O pitxos, que uno es multilingue como C3PO), porque si comentas alguna cosita, luego la peña juega al iphone roto y a la semana y pico te llama el jefe del jefe del jefe de aquel del bar de pinchos o pintxos ¿recuerdas? poniéndote de vuelta y media, pero de buen rollo, eh... Y con muchas ganas de hacer reír y reírnos, dar caña y comentar lo bueno, lo malo y lo regular: la crónica de una mosca anunciada, en resumen. Otra cosita, sólo una más y ya os quedáis en jornada de reflexión, no dejéis de ir de mi parte al Bar Ariltze en la Avenida de Madariaga, número 19, que picháis seguro ¿que pasa que no puedo recomendar el bar este?: pero si no conocéis otro, vamos que...

Secciones

Publicidad

enero 2017

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31