Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Dentro del GRP

          por

30 de Noviembre

¿Pero en qué año vivimos...? Las paradojas de la comunicación en tiempos de lo digital es que no sabemos muy bien qué estamos viviendo o, al menos, qué estamos viviendo digitalmente, si el presente o el pasado.

La reflexión viene al caso después de leer este divertido trampantojo periodístico. Cabría preguntarse, una vez revisado el tema, cuántos de nosotros, lectores digitales, le prestamos atención a tontos detalles como la fecha de una información o su firma. Sí, sí: ese par de cosas que debieran ser capitales para entender y valorar una noticia o una opinión (y para identificar una cosa u otra...)

Curioso momento el actual, con la población ocupada en rastrear y compartir aquello que valida sus puntos de vista más que en elaborar sobre ellos generando cosas nuevas: ¿el retuiteo y sus variantes mataron al pensamiento original...? Tal vez.

Ayer comentaba que es paradójico que antes supiéramos menos del mundo pero lo entendiésemos mejor que ahora, que sabemos mucho y tal vez demasiado porque no somos capaces de terminar de entenderlo ni a la de tres: a lo mejor es porque la dimensión temporal se nos está desfigurando.

Aparte de otras cosas que se desfiguran, claro...

24 de Noviembre

Abundando en el último post: cambio estructural camuflado de situación coyuntural. Ese podría ser el diagnóstico de mucho de lo que está pasando en medios y publicidad. También en contenidos, por lo que se cuenta estos días al respecto.

Al hablar de este dinamismo estructural uno se da cuenta de lo rápido que evoluciona el objeto de trabajo, de estudio y de negocio: nada que ver el escenario existente ante nosotros hace diez años, hace cinco o, incluso, hace dos.

Aunque, afortunadamente, parece que sí acertamos con las tendencias, porque las cosas evolucionan por donde casi todo el mundo pensaba que iba a ocurrir: seguramente el mayor fracaso de estimación no tuvo que ver, hace unos años, con el por dónde iban a evolucionar las cosas asociadas a lo digital, sino por el lado de su situación de burbuja en una crisis de estructuras.

En fin: que ya veremos qué sale de esta conjunción de crecimientos sectoriales en entornos generales de crisis. Es una combinación delicada.

23 de Noviembre

Je, entre la mitología y la patología, debe pensar mar. Pues sí, en algo de eso andamos estos días.

Ciertamente lo de Hércules no me termina de convencer: debe ser por mi más oscuro pasado, pero todo lo que tenga que ver con Hércules me hace erizar la crin. Cosas de las rivalidades. En todo caso, hay mucho que lidiar.

Hablando sobre las paradojas ed la vida, hoy comentaba con otro elemento digitalizado acerca de lo extraño que resulta vivir en una especie de burbuja de actividad al alza, mientras a nuestro alrededor las cosas se gripan. Es así de raro pero así de cierto: en general, en el entorno digital las cosas siguen progresando, a su ritmo y con las dimensiones que pueden alcanzarse, mientras cualquier contacto con la información general o sectorial asusta regularmente.

¿Es un espejismo...? No parece, más bien es una paradoja que siempre existió: aquella vieja historia de que la carrera dle oro hizo rico a uno de cada 1.000 buscadores y a todos los vendedores de picos y palas, solo que trasladada a otro entorno, condición y momento.

Pero nadie nos quita esa sensación extraña.

22 de Noviembre

Santa Cecilia, patrona de los músicos, preside este día capicua en el que, como ayer les decía, tenemos eventos digitales por doquier. A veces a uno le da por pensar que esto de andarse todo el día enchufado, conectado o similar no es más que una condena bíblica, la condena de la música sin fin.

Dentro de 40 días se nos acaba el año, un año interesante se le mire por donde se le mire. Me dirán que no es más que la antesala de un año aún más revelador, el 2012: seguro que sí, pero nunca hubiéramos tenido 2012 -con su status de año de las doce pruebas- si no hubiera sido por el 2011.

Toca limpiar caballerizas, cazar cisnes, recoger manzanas, acabar con hidras, torear minotauros, hacer de cuatrero, capturar jabalies y ciervas, robar cinturones, trincar ganados varios, finiquitar leones y descender a los infiernos.

¿Se apuntan?

21 de Noviembre

Fiuuu. Se me coló una semana sin posts, cachis: luego tendré que darles la razón a quienes me acusan de flojera bloguera: pues sí, me lamento. El día a día se ha vuelto suficientemente intenso como para aguar la reflexión o, al menos, condenarla al último lugar.

Mala cosa; debe uno guardarse como oro en paño esos momentos de distancia.

Y encima en este mes tan movido: no, no lo digo porque esta semana tengamos ni más ni menos que Ficod e Inspirational en apenas tres días, ni porque la semana pasada las mentes se despertasen -todas menos la mía- sino porque estamos en momentos históricos.

La prima ha dejado paso a la niña o, al menos, al padrino político de la niña, pariente lejano de la prima y, ya veremos, futuro amiguete de doña Angela. Profesión de riesgo.

En los medios la cosa ha sido de lo más productiva: desde las quinielas acerca de los posibles nombres asociados al vuelco, pasando por el futuro de los medios de titularidad pública y llegando a la muy divertida lectura de los títulos emitidos por las cadenas de tele en este fin de semana recién cerrado...

-...inolvidable La Sexta 3 con su interesante sucesión de pelis de temas electorales el sábado y Cuando ruge la marabunta el domingo... Je...-

Bien, amigos: se acabaron los tiempos de ZP y, mientras los editoriales tonantes le reclaman el descabello, pensemos en nuestro humilde negociado. ¿Seguiremos mucho tiempo con pinta de años treinta...?

11 de Noviembre

Bueno, señales cruzadas, si están al loro del tema, acerca de lo que cabe esperar, en los medios, de las elecciones. A menos de diez días vista del asunto, lo que se observa no apunta a que se recuperen los viejos tiempos en la pública. Otra vez será.

En realidad, hay ruidos de sables públicos o, mejor dicho, de tijeras públicas: atentos, no sea que el ruido les pase demasiado cerca.

Para ruidos, los que produce la maruinaria de la noria, con los cojinetes descolocados ante lo que inicialmente era un ruidillo social y ha acabado por ser un trueno económico. Caray, oigan: no se fien de las redes sociales, son un arma cargada de imborrabilidad...

Ya van unas cuantas víctimas del tema: si lo de los anunciantes que se bajaron de la noria ha sido llamativo, no les digo nada de la serie de políticos y allegados que en estas elecciones han descubierto que el asesino anidaba en su teclado.

Ojito con los tuits, los perfiles, las actualizaciones, los posts (ay!) y el generalizado estado de buen salvaje que nos imbuye cuando circulamos por la vida digital. No es gratuita y no es virtual: la realidad está escondida tras esas fotos de caritas sonrientes, esos textos con firma y esos datitos digitales que se recogen y almacenan per saecula saeculorum. Amen y requiescat in pace los incautos...

...que hicieron el orangután a destiempo. Buen fin de semana.

10 de Noviembre

Nuevo lunes que no es y víspera del día de los palitos. Para lo llamativo que es el caso -11 del 11 del 11- creo que está habiendo poco ruido.

En general, no sé si a ustedes lo es pasa lo mismo, tengo la sensación de que está todo con una atonía desoladora: hay un debate y hay una campaña, pero como que está amortizado el tema, hay una crisis europea extrema y, pese a los ruidos, como que ya no estamos en esa pomada. No sé si es que la duración de la cosa nos está llevando a un estado de pura supervivencia, sin capacidad real de explosión.

El otro día me salió espontáneamente la frase de que me sentía como en los años treinta. Es cierto, aunque no víví obviamente aquello, que al banquete sin fin de la primera década del siglo -los neuvo años veinte...- está siguiendo una larga y profunda resaca o recesión.

No quiero ahondar en estos paralelismos, porque el final de los treinta fue inolvidable, pero estamos con cara de Gran Depresión, señores: un tiempo en el que se sobrevivió.

8 de Noviembre

Pues ya lo vieron: un debate como nos tiene acostumbrado el debate político de un tiempo a esta parte. Sordo.

Otra semana rara en este otoño que no termina de asentarse y ya casi no le queda tiempo. Nuevo martes que aparenta ser viernes para una semana de doble lunes y doble viernes. Qué lío.

Si me apuran, el paroncillo madrileño de este miercoles casi que se agradece: asnda uno, por si no habían caido en la cuenta, con carreras en todas direcciones, cosas del momento. Y por di no era bastante para correr lo wque más directamente nos afecta, miren ustedes el bonito lío internacional que tenemos montado.

Nada, ni el mismisimo Berlusconi, se les resiste. Glup.

7 de Noviembre

Siempre se dijo que leer las propias necrológicas o asistir al entierro propio eran placeres sobrenaturales -obviamente- pero comienzan a ser placeres no tan extraños si se entiende por necrológica la corriente de tuits y retuits que pueden aparecer si se comunica lo del hecho biológico propio.

Miren si no me creen el caso extraño y triste de la joven mallorquina que se ha hecho trending tuiteando su despedida de la vida. Demonios.

Es lo que tiene la virtualidad, que no  reconoce ni  lamortalidad ni la vitalidad: usted es un registtro, una cookie, un lo que sea tecnológico. Da lo mismo vivo o muerto, que si su perfil sigue vivo, aleluya. Las redes sociales están llenas de perfiles convertidos en lápidas. mausoleos o simples recordatorios.

Dan escalofríos y, vaya, ya van dos posts seguidos con tema macabro en danza: va a ser que lo de los debates electorales marca el subconsciente y yo sin enterarme... Bueno: disfruten del debate de esta noche, mañana lo comentamos...

 

 

4 de Noviembre

Es tan bonito estar en campaña electoral... Las ciudades florecen con banderolas de colorines, las ondas se llena de alegres sintonías y las pantallas se pueblan de caras agradables. Todo el mundos  e vuelve súbitamente positivo: esto tiene arreglo, esto está arreglándose, esto va a cambiar, esto es lo que quieres...

Uno se siente menos sólo, tanto por el despliegue de interés como porque no deja de haber una cierta complicidad con el fulano con el que se comparten unos segundos en un semáforo... todos miramos a las banderolas, me parece, con la misma carita de perplejidad.

Luego se escuchan cosas como que las campañas electorales no valen para nada y nadie cambia su voto por ellas. Bueno, al margen de preguntarse que para qué entonces, lo que queda es la sensación que antes les describía. Y es que es tan bonito un entierro, con sus caballitos blancos y sus caballitos negros, con su cajita de pino y su muertecito dentro...

Disfruten de ello y del fin de semana: hagan quinielas, están de moda y además, son típicas en los orangutanes en época electoral. De hecho, la quiniela más comentada es tan sencilla como leer el teclado que ustedes tiene delante...

Secciones

Publicidad

marzo 2017

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31