Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Señales de humo

          por

Lo que startups e inversores pueden aprender del descubrimiento de América

Este fin de semana, el 12 de octubre, se celebró el día nacional de España (sea España lo que sea) en el que conmemoramos (unos más y otros menos) la llegada de Colón a América, lo que daría lugar a la posterior conquista del Continente y convertiría a nuestro país en un Imperio que duraría siglos.

Quinientos años más tarde y ya sin descubrimientos geográficos posibles en nuestro planeta (teorías de la tierra hueca aparte) a mí me parece que el acontecimiento sigue teniendo plena vigencia.

Es bien conocida la historia de Colón en su búsqueda de financiación para su proyecto de llegar a las Indias. La startup de Colón tenía un plan de negocio tan claro como dudoso: Si conseguía encontrar un camino más corto a las Indias podría bajar espectacularmente los costes de logística de una cantidad enorme de productos que tenían una altísima demanda en Europa.

Así que Colón preparó su presentación con toda la información de que disponía para tratar de convencer a sus inversores y en 1485, se plantó en la corte del rey de Portugal que era, sobre el papel, el inversor ideal, ya que llevaba años invirtiendo dinero en el mismo negocio que proponía Colón (que no era otro que comerciar con las Indias, sorteando los confines del Imperio Otomano, con sus aranceles y controles).

 Primera diapositiva del Power point colombino: Análisis del entorno: Imago Mundi, los últimos avances en geografía demuestran que el mundo es diferente de cómo lo concebimos; Toscanelli calcula la circunferencia de la Tierra en 30.000 Km (El camino está trazado y existe). Además,  los otomanos  ocupan Constantinopla y esto dificulta y encarece el camino habitual a las Indias, dotando de sentido  la asunción del riesgo de buscar una nueva ruta. Cálculo de los costes de empresa, análisis de beneficios y plan de negocio a cinco y diez años.

Fin de la presentación; se encienden las luces y Juan II pide a sus expertos que analicen el proyecto. La Junta dos Matemáticos (que así se llama) lo rechaza, con excelente criterio a la luz de los datos que ellos manejan. De hecho, años más tarde lo rechazaría también el Real Consejo de Castilla, con mediciones más exactas de la circunferencia de la Tierra y de la distancia real a las Indias.

Pero existe una fuerza mayor para que Juan II rechace el proyecto de Colón: En los últimos años, Portugal lleva invertido muchísimo dinero (y esfuerzo y vidas) en avanzar por la costa atlántica de África, fundando ciudades portuguesas a lo largo de todo el continente:  Madeira (1420) Cabo Bojador (1434) Cabo Blanco (1441) Cabo Verde (1445) Gambia (1446) y, de hecho, en 1487, Bartolomé Días llegó hasta el Cabo de Buena Esperanza (que finalmente doblaría Vasco de Gama).  No sólo tenían el objetivo prácticamente alcanzado, sino que el camino era altamente lucrativo, ya que proveían a los portugueses de oro, esclavos y otras exóticas mercancías altamente rentables, de las cuales distraería el proyecto de Colón.

 

El camino de Portugal a la India
Mapa: Wikipedia. Descubrimientos y exploraciones potuguesas

Con la negativa del “blue chip investor”, Colón se fue a Castilla, no muy buena opción, otra vez sobre el papel. Un país en guerra, arruinado, que apenas miraba al exterior  y en el que el “panel de expertos” ya había dictaminado en contra de la expedición. Y sin embargo, la reina, dicen que encantada con la determinación, convicción y fuerza del emprendedor, decide pedir prestado el dinero suficiente para entregarle tres carabelas (por cierto, modelo de barco diseñado por los portugueses) y mandarle mar adentro por una ruta hasta entonces desconocida.

Moraleja:

Los planes de negocio son engañosos, todos lo sabemos, pero seguimos dándoles toda la credibilidad; las ideas son sólo eso, ideas y sin embargo, seguimos tendiendo a juzgarlas con el prisma de la razón. Si usted hubiese sido el Rey de Portugal ¿habría invertido en el negocio? De hecho ¿habría invertido en cualquiera de los grandes negocios que hoy día están haciendo girar el mundo? ¿Habría metido dinero en una red social cuando nadie sabía qué era eso? ¿En un buscador, cuando nadie imaginaba un modelo de negocio detrás?

Creo que si me aplico a mí mismo esas preguntas no saldría muy bien parado. No es fácil asumir riesgos y en el fondo, todos somos conscientes de que en estas páginas sólo hablamos de los riesgos que salieron bien, cuando el mar está lleno de barcos hundidos.

A fecha de hoy, 500 años más tarde, lo cierto es que el esfuerzo de Colón ha quedado en un día de fiesta (que para colmo de males, este año ha caído en sábado)

Eduardo Vázquez

@vazquezeduardo

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b538834019b00055280970c

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Lo que startups e inversores pueden aprender del descubrimiento de América:

Comentarios

Ambrosio

interesante artículo, saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Secciones

Publicidad

mayo 2017

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31