Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Señales de humo

          por

La niña del exorcista quiere ser princesa

Antes, para demostrar que no nos gustaba la gestión de un gobierno, se decía que cada vez que abría la boca, subía el pan. Hoy en día eso ha cambiado y lo que sube es la cifra de desempleo. Y  encima tenemos dos indicadores del mismo (la EPA y el paro registrado) así que cada mes, como poco, tenemos dos impactos de la nefasta estadística (2 OTS al mes no está mal, estrategia Recency pura).

Como siempre hay que mirar el lado positivo de las cosas, hay que añadir que estos últimos años son los de mayor creación de empresas en España (los pesimistas se obcecan en llamarlo autoempleo) y cada vez son más los que se deciden a emprender y “buscarse la vida” hasta el punto de que, como dice un amigo mío, esto, en vez de una Comunicad Autónoma, parece una comunidad de autónomos, que antes ya teníamos todos un cuñado que tenía un bar y un tío taxista, pero que es que ahora la vecina te sube el pan y no te lo cobra, te lo factura.

Y es al hilo de esto, cuando descubro la campaña que hace la Panamericana Escola de Arte e Design  de Brasil, trabajando el concepto de que todos debemos perseguir nuestros sueños, no importa lo difícil que parezcan (la base de la campaña es que a la niña del exorcista le gustaría interpretar otros papeles y no lo consigue porque ha sido “injustamente” encasillada).

 

Debo decir que, para lo que supongo que quiere conseguir la escuela, que es lograr que los jóvenes luchen por que sus padres les permitan estudiar una profesión que tiene muy mala fama entre los progenitores del mundo entero, la campaña es mucho más que correcta, divertida y digna de la excelente escuela brasileña.

Mi problema es más que personal y la duda me asalta cuando pienso en los proyectos de emprendedores que, cada vez más, me piden consejo y me muestran sus proyectos, algunos de los cuales son muy interesantes y las dudas surgirán cuando se lancen al proceloso mar de la situación económica actual; pero es que el spot de la Panamericana me ha recordado a algunos proyectos que me piden que revise y que tienen la siniestra cara de la niña del exorcista cuando lo que pretenden es hacer el papel de Caperucita. Y en esos casos me acuerdo mucho de Risto Mejide (o de su personaje en televisión) que a veces hay que decir lo que uno piensa aunque te vayan a odiar, que la gente es muy canalla y, como decía mi abuela “el dinero no es suyo” y a todo el mundo le gusta dar buenas noticias y decir que te vas a forrar con tu idea (de hecho es la base del sector  videntes y adivinos, que lleva siglos ganándose la vida y nada mal por cierto) pero que a lo mejor la estrategia de la niña del exorcista no tiene que ser ir a 253 castings a ver si la contratan (que es que no va a pasar) sino tratar de hacer una serie para televisión  sobre los exorcismos con cameos de famosos para sacar la pasta suficiente para hacerse la cirugía y ponerse la cara de “Bella”, que es que a lo mejor a “Bestia” sí le gusta su vida y no le hace gracia no ser el más feo de la película.

Discúlpenme, son reflexiones de lunes, seguramente muy lejos del sentido común y la lógica que se le supone a alguien que escribe y se muestra en público ¿no creen? No sé, a lo mejor yo también me estaba encasillando.

@vazquezeduardo

Eduardo Vázquez

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b53883401901bad81b8970b

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a La niña del exorcista quiere ser princesa:

Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Secciones

Publicidad

abril 2017

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30