Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

    Granel Nº5

          por

Personal Branding Segundas Rebajas: Coleccionables.

Post_n08_def_baja_def


Tu propio avión de radiocontrol. Reclamos de caza de madera. Vírgenes y Santos. El Ajedrez de Star Wars. O mil ideas de ganchillo. Existe muy poca gente en el mundo que haya conseguido completar una colección de quiosco. Pero no existe nadie que no haya empezado, al menos una.

Y es que nadie puede resistirse a la tentación de la primera entrega, con las tapas de regalo.

En el mundo del marketing se predica que una marca tiene que establecer un diálogo con los consumidores, y para ello es importante que la marca tenga su propio universo de gustos y aficiones. La marca debe rodearse de un mundo de cosas que le interesan, y que reflejan una imagen, que luego podrá explotar y compartir con sus potenciales seguidores.

Por poner un ejemplo, una marca de coches como Renault puede mostrar su interés por la Fórmula 1, y de esta manera ofrece una imagen tecnológica y competitiva, a la vez que crea la oportunidad de establecer una relación de simpatía con los millones de aficionados a la F1 que hay en el mundo.

Algo parecido pasa con nuestra marca personal cuando coleccionamos algo. Y es que una colección puede definir nuestra personalidad, o al menos la cara pública. Por eso es muy importante ser conscientes de lo que ocurre cuando un vecino nos ve salir del quiosco con el pedazo de cartón gigante con el primer y segundo número de la próxima colección que vamos a hacer.

Porque uno cree que colecciona para rellenar tiempo que le sobra. Pero en realidad colecciona para alcanzar algo que le falta. Los coleccionables que reflejan una pasión nunca consumada. Cuando coleccionamos un Ferrari F40 a escala, en realidad estamos diciendo a gritos que nunca podremos tener un Ferrari tamaño real en nuestro garaje. 

Esto parece lógico y comprensible. Pero ¿qué significa que coleccionemos dedales prusianos? ¿Que nos falta un toque de elegancia prusiana en nuestra vida? 

Una colección es como una extensión de la personalidad. Por eso hay que elegir muy bien qué vamos a coleccionar. O mejor dicho, qué colección vamos a comenzar. El tipo de colección que haces determina la imagen pública de tu personal brand. 

 

Top 9 De Colecciones Que Marcan Tu Personal Brand.

1_Carros de combate. El clásico de los coleccionables. Aquí caben “Aviones de Combate”, “La 7ª Acorazada” “Uniformes De Combate”, etc... éste tipo de coleccionables suelen ser vistos en las casas de señores maduros, serios, funcionarios o trabajadores de banca. Revelan un gusto camuflado por la guerra que nunca se sospecharía por la pinta de su dueño. Suele ser inquietante entrar en casa de tu vecino que es odontólogo y buena persona, pero tiene una estantería con 70 tanques alineados frente a ti. 

2_Dedales prusianos. Este coleccionable entra en el terreno de lo inclasificable. Hay cierta tendencia en el mundo de los coleccionables a acercarse al mundo del refinamiento, al rococó, máscaras de porcelana, tacitas de la corte francesa, etc... Supongo que el coleccionista aquí busca aportar glamura su mundo, a su hogar. Pero entrar en casa de un amigo y ver que su madre tiene una colección de dedales estampados con motivos pastoriles y pinturas venecianas, mas bien lo que provoca es miedo. Aquí  la única salida para este tipo de colecciones es justificarlas con el discurso cultural. Vamos, que si tienes una colección, por ejemplo, de Delantales Folklóricos Centroeuropeos, puedes presentarla diciendo "cada uno de esos retales recoge el resumen de un tiempo y una cultura que nos trae hasta nuestro tiempo. El testimonio  mudo de las voces que los vistieron. Los delantales de Europa.". Sólo hay que procurar que tu discurso no se parezca mucho al spot que te convenció para hacerte con la colección, para que parezca propio. Y también esconder las etiquetas de "Made in China".

3_ Tricot Fácil. Algo que se llama Tricot, no puede ser fácil. Y si hacen falta 90 entregas semanales para dominarlo, aún menos. Quizá por eso le ponen ese nombre. El problema de éste tipo de coleccionables es que suelen afectar al resto de la familia y amigos. Y empiezan a aparecer por todos lados toallas en punto de cruz, cuadros en punto de cruz, servilletas en punto de cruz, hasta felicitaciones de navidad en punto de cruz. Hay que autolimitarse un poco. Este tiene sus versiones con otras técnicas de manualidades. Y es que aquí se produce una guerra de coleccionables entre editoriales. ¿Que RBA saca Punto de Cruz? Salvat contraataca con Mil Ideas de Ganchillo. Y Planeta responde con Los Secretos Del Patchwork. Apasionante.

4_La energía de las piedras. Éste tipo de colecciones pone de relieve el verdadero objetivo de cualquier coleccionable: que la editorial gane una cantidad de dinero indecente. Con un poco de magia, o sea un poco de marketing, podemos convertir 45 piedrecitas que podrían estar dentro de un jarrón decorativo de cristal, en una colección de misteriosas piedras que transmiten beneficios psicológicos y sensoriales que llenan de karma tu hogar. Vamos, que aquí se pone de manifiesto que una buena editorial es capaz de realizar el viejo anhelo de sacar dinero hasta de las piedras. 

5_Rosarios. También hay colecciones de vírgenes y santos. Este tipo de colección no pone a prueba tu fé, pero sí tu perseverancia. Y demuestra que en el catálogo de coleccionables está todo lo que puedas imaginar.

6_Setas ibéricas. El coleccionable que aprovecha la ignorancia de la gente, y el miedo. No hay ningún afán de mostrar orgulloso a tu cuñado una ristra de hongos. Es más bien para no morirte con una tortilla de boletus tóxicos que has recogido una domingo tonto. Una colección ideal para regalar a un padre que se jubila, una manera indirecta de evitar que intoxique a toda la familia con los hongos que recoge en sus paseos otoñales.

7_Abanicos de Grandes diseñadores. El surrealismo hecho colección. Para coleccionistas o muy profesionales, que ya lo han coleccionado todo y tienen que seguir con lo que sea, o para coleccionistas novatos que lo consideran una manera de tener una enciclopedia de diseño y a la vez un bonito artículo para sus estanterías o paredes. La duda es si algún gran diseñador alguna vez pensó en diseñar un abanico. Pero ésta es una duda que el coleccionista novato no se plantea.

8_Construye Tu Propia Harley. La clásica colección que te ofrece conseguir tu sueño por fascículos. Un día te llega el cromado del tubo de escape, y otro día los flequillitos para la maneta del acelerador. Una Harley tiene tantos detalles que cuando acabas la colección te das cuenta de que con lo que has gastado igual podías haberte comprado una de verdad.

9_El Collar De Perlas (te haces uno paso a paso). Una versión del coleccionable de la Harley. Éste tipo de coleccionables funcionan como un microcrédito. Es decir, en el fondo con lo que vas a gastar te compras el collar, claramente. Lo que ocurre es que igual ahora no dispones de todo el dinero. Vamos, que éste coleccionable lo podrían vender en los bancos o cajas de ahorros directamente. Tendría su gracia que vendiesen así sus créditos. “Consigue tu propio Opel Corsa en sólo 300 entregas” o “Un 4ºB sin ascensor en Barakaldo”, con el nº 1, las llaves y una carpeta para guardar los 2000 recibos de la hipoteca.

10_El Belén De Ferrandiz (el portal de regalo). No podía faltar el coleccionable estacional. El que aprovecha la temporada, por ejemplo la navidad, para colocarte el belén. Que para ser sinceros, si viene con el portal de regalo, todo lo demás ya es accesorio. Es decir, si al final vas a acabar metiendo un centurión romano en click de Famóbil, que te has encontrado en una caja, o incluso un muñeco de macdonalds en medio del río junto a la lavandera, porque tu hijo se ha empeñado en dejarlo ahí... De cualquier manera, el gran problema del Belén es que empiezas la colección en noviembre, motivado por la cercanía de las navidades, y luego haces cálculos y te das cuentas de que la última entrega termina en un mes de junio de 2 años más tarde. 

Al final, lo que más gente tiene en su casa no es una colección acabada, sino muchas colecciones inacabadas. “El periscopio del Acorazado Potemkin, con el tubo de escape de una Harley y una figura de San Cristóbal de porcelana, un dedal prusiano, una gema de las cuevas de Mallorca con efecto relajante, una amanita muskaria en miniatura, un reclamo que imita el sonido de la perdiz colorada, más un abanico diseñado por Javier Mariscal, el del Cobi, un montón de tapas de todo tipo y, la caseta del portal de Belén”. 

Podemos darle la vuelta a esta situación y decir que hemos apostado por una colección de los primeros números de todas las colecciones, en plan original. 

Para no asumir que en el fondo hemos tropezado muchas veces en la piedra de la primera entrega.

 

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b5388340167650356a4970b

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Personal Branding Segundas Rebajas: Coleccionables.:

Comentarios

JR

Yo colecciono apretones de mano, ¿qué soy?

Clasificados Cuenca

Que buena la foto de obama, jaja, menudo coleccionable..

Cristina

Muy bueno el post, me he reido mucho. El único punto que encuentro que se podría excluir del top ten son las colecciones de patchwork y relacionadas, puesto que aunque es cierto que la familia las suele sufrir, también es verdad que muchas veces se aprovechan de los resultados y hasta te puedes atrever a salir a la calle con alguno de los modelos creados. De los 10, creo que es el único tipo de colección en la que no estoy completamente de acuerdo con el autor.

Santi

JR: ¿No serás el que se sentaba detrás mío en misa, ese que se volvía loco cuando el pater decía lo de "daos fraternalmente la paz?"

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión


Secciones

Publicidad

septiembre 2014

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30